Go to Top

#Cáncer y Redes Sociales

Debido al aumento de la prevalencia del cáncer en la sociedad, toda noticia relacionada con avances optimistas en su investigación va a tener su correspondiente difusión en los principales medios de comunicación y también en redes sociales.

Pero es justo ahí, en las redes sociales, donde se puede tomar mejor el pulso a todas aquellas cuestiones que más preocupan a los pacientes y familiares con cáncer.  Tal y como se comenta en el Informe Quiral 2011, en este contexto 2.0, se establecen principalmente dos formas de relación: el apoyo emocional y el intercambio de información.  Por un lado, existen organizaciones como la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) que ofrecen, a modo complementario, una comunidad virtual como instrumento de comunicación e información. Y por otro lado, se crean comunidades virtuales de pacientes, como el Grupo De Apoyo Para Personas Que Tienen Cáncer en Facebook, donde el denominador común es el intercambio de experiencias y, por tanto, se potencia el lado más emocional y empático.

Actualmente, Facebook y Twitter son las dos redes sociales de mayor difusión. Tomando como ejemplo algunos datos publicados en el Informe Quiral 2011, sólo en una semana de observación se publicaron 9.707 posts y tweets con la palabra “cáncer”.  Cabe destacar que en Twitter circularon más tweets debido a la agilidad en la redifusión los mensajes de esta herramienta.

En el momento en el que se publicó este informe, se contabilizaron en Facebook unas 200 páginas aproximadamente sobre cáncer. El poder de influencia de esta herramienta queda patente cuando algunas de estas páginas han recibido más de 100.000 “me gusta” y dos en concreto más de 3.000.000: The Breast Cancer Site y Breast Cancer Awareness. En este sentido, muchas organizaciones aprovechan la fuerza de la propagación del mensaje en estas plataformas para generar adhesión a la causa.

En cuanto a Twitter, el Informe Quiral 2011 ha observado que su uso principal es para difundir contenido científico aunque la información sobre productos y tratamientos sin base científica ocupan un lugar importante en el mundo 2.0. Sin los filtros periodísticos en cuanto a la garantía científica, la información-fraude circula libremente a través de diferentes plataformas siendo sólo producto de una artimaña comercial. Se hace evidente pues la necesidad de crear más comunidades de referencia moderadas por profesionales médicos y con el apoyo de periodistas especializados, para garantizar la veracidad y el valor del contenido publicado.

Por otro lado, Twitter ofrece una difusión de noticias muy activa. Las audiencias pueden llegar a ser muy especializadas y los propios profesionales sanitarios son muy participativos en este proceso de transmisión de la información. Aunque este proceso sigue siendo endogámico, tal y como apunta el Informe Top Ten Salud 2.0 (2012-2013) elaborado por la plataforma Janssen Observer.  En este sentido, todavía está pendiente que los grupos que ahora “bailan solos” encuentren el puente para unirse a otros y crear así comunidades virtuales con audiencia multi-target y de valor añadido.

 

Conocer el servicio de Redes Sociales, web y salud 2.0 de Galènia

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *