Go to Top

Retos actuales y futuros en el tratamiento del Alzheimer

¿Qué tipo de atención reciben los pacientes de Alzheimer? ¿En qué fase de la enfermedad se realiza el diagnóstico? ¿Qué líneas de tratamiento se están investigando? Son algunas de las cuestiones que se abordaron durante el coloquio abierto de Opinión Quiral que tuvo lugar en Barcelona el 21 de febrero de 2012, organizado por la Fundació Vila Casas.

El Proyecto Quiral es fruto de la colaboración entre la Fundación Vila Casas y el Observatorio de la Comunicación Científica, de la Universidad Pompeu Fabra. En el acto, cuya crónica fue elaborada por Galènia, participaron periodistas,
representantes de la Sanidad pública y especialistas en neurología, geriatría, farmacología, bioética y atención primaria, entre otros.

Sobre el modelo de atención a los enfermos de Alzheimer, el debate destacó la importancia de un abordaje multidisciplinar que se centre tanto en la salud como en el entorno del paciente, buscando mejorar la calidad de vida y ralentizar la evolución de la enfermedad. Por un lado, un tratamiento clínico que tenga como prioridad incidir en la esfera cognitiva y mental, en los trastornos de conducta y en el resto de enfermedades propias de la edad de los pacientes (artrosis, hipertensión, diabetes…). Y por otro, una intervención neuropsicológica que vaya más allá de la esfera cognitiva, centrándose también en aspectos conductuales y emotivos que ayuden a mantener durante más tiempo la independencia para las actividades de la vida diaria.

En este sentido, el Dr. Carlos Jacas, neuropsicólogo e investigador del grupo de Psiquiatría y Salud Mental del Vall d’Hebron Institut de Recerca, apuntó que lo más eficiente es combinar precozmente la terapia cognitiva y farmacológica, dada la «plasticidad cerebral descrita en estados preclínicos en pacientes con deterioro cognitivo leve».

Tratamientos tardíos

Durante el coloquio, se apuntó que uno de los principales problemas radica en que entre la aparición de los síntomas y el diagnóstico de la enfermedad transcurre una media de 2,47 años, pero 10-15 años antes ya hay alteraciones en el cerebro. En opinión del Dr. Jordi Camí, catedrático de Farmacología de la Universitat Pompeu Fabra y director general de la Fundació Pasqual Maragall, muchos de los medicamentos que se administran -y fracasan- serían útiles si se suministraran antes de que los síntomas de manifestaran. Pero esto implica dos retos principales: que las agencias reguladoras autoricen la administración de fármacos en etapas más tempranas, y superar los problemas estructurales, dada la dificultad para la empresa privada de soportar investigaciones de 15 o 20 años previas a la aparición de la sintomatología.

Rafael Blesa, director del Servicio de Neurología del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, comentó que los tratamientos actuales se desarrollaron a partir de mediados de los noventa y que, desde 2002, ningún fármaco nuevo ha demostrado mayor eficacia que los ya existentes.

Oriol Valls, del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, indicó que sacar una nueva molécula al mercado es poco rentable para las empresas, ya que el plazo de comercialización del fármaco antes de permitir su genérico es muy corto. Xavier Estivill, director del programa Genes y Enfermedad del CRG, enfatizó en la necesidad de involucrar a la sociedad civil en la investigación, que ya ha demostrado tener buenos resultados como en el caso de la Asociación Americana de Fibrosis Quística.

Factores beneficiosos

Finalmente, y respecto a la prevención de la enfermedad, los especialistas resaltaron que no está demostrado que situaciones de estrés (como por ejemplo la dedicación a la política) o una determinada personalidad influyan en la aparición de la enfermedad. Sólo se conoce una predisposición genética y la existencia de diversos factores de riesgo, así como que el fomento de las relaciones sociales, la estimulación cognitiva, el deporte y una dieta saludable son beneficiosos. Por ejemplo, existe una clara evidencia de que la dieta mediterránea se asocia a una menor incidencia del deterioro cognitivo, pero no así los suplementos vitamínicos y los antioxidantes.

 

Puede leer aquí la crónica completa del coloquio.

Conocer el servicio de Conferencias, docencia y formación de Galènia

 

Share Button