Go to Top

COMUNICACIÓN AL SERVICIO DE LOS PROFESIONALES DE LA SALUD

Es un hecho que Internet, con la web 2.0 y las redes sociales, ha cambiado nuestras vidas y se ha convertido en una herramienta imprescindible en nuestro día a día para satisfacer nuestra necesidad de información. Según datos del Eurostat del 2013, el 44% de la población de la Unión Europea utiliza internet como medio para buscar información relacionada con la salud. Una cifra que supone un ascenso de 6 puntos porcentuales respecto al 2011.

Internet ha democratizado el acceso a la información, ampliando su alcance, su volumen y su inmediatez; este es un hecho que todo profesional de la salud debe tener muy en cuenta. En temas sanitarios, es muy importante que los usuarios encuentren información adecuada, veraz y contrastada, información que resuelva sus dudas de salud. Y es que, como mencionó Margarida Mas en una entrevista concedida a La Vanguardia, «hay que tener criterio sobre los lugares dónde conseguir la información. Es importante que las instituciones que sean una voz autorizada en diferentes conceptos tengan presencia en Internet, porque sino este espacio lo llenarán otros. En la red no existen los vacíos

Claramente, el médico y los profesionales sanitarios son la mejor fuente de información en temas relacionados con la salud y su presencia en la red puede evitar, en gran medida, que sitios web llenos de desinformación o datos erróneos puedan aparecer en los primeros lugares de las búsquedas de Google, ya que, como mencionamos en el post titulado “La salud en internet, ¿todas la fuentes son fiables?”, Google basará su método para determinar el ranking de búsquedas en la veracidad de la información que contienen.

Además, a todo profesional de la salud, la presencia en Internet, mediante un blog, una website y/o las redes sociales, le permitirá extender la relación con su paciente más allá de la consulta, resolviendo sus dudas con la fiabilidad y el rigor científico necesarios, y, con ello, trabajar en pro de su reputación digital y promocionar sus servicios, especialmente si se ejerce en el sector privado.

En momentos de crisis, dificultades económicas y recortes, en todos los ámbitos, puede resultar fácil pensar que se puede prescindir de la comunicación para ahorrar costes, pero es un error, pues, tal y como dijo Margarida Mas durante la entrega del Premio al Mejor Plan de Comunicación Externa otorgado por el Col·legi de Periodistes de Catalunya, “la comunicación es uno de los pilares de cualquier organización, empresa, hospital o centro médico, independientemente de su tamaño”. Y es que, una buena comunicación estratégica marca la diferencia y puede generar grandes oportunidades.

Para muchos profesionales de la salud añadir esta tarea a su cargada labor asistencial puede resultar abrumador, ya sea por falta de tiempo, por desconfianza de sus habilidades comunicativas o por desconocimiento del funcionamiento de la web 2.0 y las redes sociales. En este caso, la ayuda de profesionales de la comunicación, por ejemplo contratando los servicios de una consultoría/agencia de comunicación, es una buena alternativa que les permitirá optimizar su tiempo y les servirá de guía en sus “primeros pasos”.

Llegados a este punto, uno puede pensar: todo esto está muy bien pero ¿qué tipo de consultoría/agencia de comunicación es la que mejor encaja en las necesidades de los profesionales de la salud? Pues, seguidamente os dejamos algunos aspectos que desde Galènia consideramos más importantes:

  • que disponga de una alta especialización en el sector salud
  • que establezca una relación de proximidad
  • que sea adaptable a cualquier tipo de institución o profesional de la salud
  • que ofrezca una clara visión 2.0
  • que tenga una clara vocación a contribuir en la comunicación científica y médica
  • que la transparencia, el compromiso y la constancia estén entre sus valores
  • que su cartera de clientes genere confianza

No debemos olvidar que el contenido generado en la red debe aportar valor a la comunidad, debe ser de calidad y de interés para los pacientes y público en general y debe actualizarse constantemente. Solo de esta manera conseguiremos conectar con los usuarios y fidelizarlos. Por eso, es importante que la comunicación no se deje en manos inexpertas, pues sin un buen contenido no se alcanzarán los objetivos y, insistimos, vale la pena que los profesionales de la salud inviertan recursos, tiempo y esfuerzo en construir y cuidar su identidad digital en pro de su reputación. Este hecho les reportará mayor credibilidad y fiabilidad en su vida profesional y les abrirá la puerta a nuevas oportunidades.

______

Photo Credit: JiTeN ChOuDhArY via Compfight cc

 

Share Button