Go to Top

¿Qué debería saber un profesional médico cuando está online?

Cada vez son más los profesionales médicos que utilizan las redes sociales en su práctica diaria para interactuar con colegas de profesión y pacientes, para buscar información online y para compartir contenido con una audiencia más amplia. La comunicación en salud 2.0 puede presentar oportunidades interesantes para mejorar la atención al paciente, la educación médica o la propia competencia profesional.

La naturaleza accesible, informal y pública de plataformas sociales como Facebook, Twitter, YouTube, LinkedIn, blogs y otros sites plantean cuestiones importantes acerca de las medidas que estos profesionales deben tomar para mantener sus obligaciones profesionales mientras están online.

Cuando los profesionales médicos participan en plataformas sociales se espera que cumplan con las expectativas profesionales que le son propias, incluidas las establecidas en la legislación pertinente, códigos de ética y políticas colegiales.

  • Mantener la privacidad y confidencialidad del paciente.
  • Mantener relaciones profesionales y respetuosas con los pacientes, colegas de profesión y el público en general.
  • Cumplir con la legislación vigente respecto a la publicidad médica.
  • Cumplir con la ley en cuanto a derechos de autor y plagio cuando se publique contenido online.
  • Evitar conflictos de interés.

Por lo tanto, en las redes sociales se recomienda:

  • Asumir que todo el contenido publicado en internet es público y accesible.
  • Garantizar la privacidad y confidencialidad, cuando se publique información, de un paciente de acuerdo a las obligaciones legales y profesionales.
  • Abstenerse de proporcionar asesoramiento médico a través de los medios sociales.
  • Difundir información médica o de salud con fines educativos o informativos.
  • Velar por su propia reputación, la reputación de la profesión, y la confianza del público al no publicar contenido que pueda ser visto como poco profesional.

Todo profesional médico ha der consciente de su huella en internet, y ser proactivo en la gestión de su marca personal, que se establece en el momento que se empieza a tener presencia  en el ámbito 2.0. En este sentido, hay que tener presente que las plataformas sociales están en constante evolución, y hay que saber cómo adaptar las expectativas profesionales a cualquier circunstancia.

La comunicación 2.0, ya sea mediante un blog, un website y/o las redes sociales, permitirá a estos profesionales del sector salud dirigirse a una audiencia más amplia y extender la relación con su paciente más allá de la consulta. Con ello, trabajará en pro de su reputación digital y promocionará sus servicios, especialmente si se ejerce en el sector privado.

Para evitar que sitios web llenos de desinformación o datos erróneos puedan aparecer en los primeros lugares de las búsquedas de Google, es importante fomentar y amplificar la presencia en la red de médicos y profesionales sanitarios. Este colectivo, como mejor fuente de información en temas relacionados con la salud, no debe olvidar que el contenido generado en la red debe aportar valor, ser de calidad y de interés para los pacientes y público en general y debe actualizarse constantemente.

Para muchos profesionales de la salud, la gestión de su marca personal puede resultar abrumadora;  ya sea por falta de tiempo, por desconfianza de sus habilidades comunicativas o por desconocimiento del funcionamiento de la web 2.0 y las redes sociales. En este caso, la ayuda de profesionales de la comunicación, por ejemplo contratando los servicios de una consultoría/agencia de comunicación, es una buena alternativa que les permitirá optimizar su tiempo y les servirá de guía en sus “primeros pasos”.

Share Button