Go to Top

La gamificación aplicada al ámbito de la salud

Hace tiempo que se viene hablando de la gamificación (derivado del término anglosajón gamification). El creciente e inagotable interés por los videojuegos ha llamado la atención tanto de psicólogos, comunicadores, educadores y profesionales de la salud por las posibilidades que presenta esta estrategia.

La gamificación emplea mecánicas de juego en entornos no lúdicos con el fin de potenciar ciertas actitudes positivas como la concentración, el esfuerzo, la fidelización, etc. En definitiva, se ha convertido en una estrategia para motivar a grupos de personas, afines a las técnicas y dinámicas de los videojuegos, en diferentes áreas. Si se implementa correctamente, la gamificación, en el entorno 2.0, permite alcanzar el engagement (compromiso) con acciones que generalmente demandan un esfuerzo de voluntad.

La gamificación en el entorno salud tiene muchas aplicaciones: desde educación a pacientes (prevención), adherencia a tratamientos, rehabilitación, etc. Y los dispositivos móviles son el mejor soporte para todas las aplicaciones desarrolladas mediante esta estrategia. Esto es así, sobre todo, porque  las aplicaciones de salud requieren conectarse varias veces al día.

Según un informe elaborado por Accenture hay siete elementos clave detrás de la gamificación: status, objetivos, competitividad, rankings, conexión social, inmersión y personalización. A medida que los consumidores se vuelven más comprometidos con su propia salud, van a asumir una mayor responsabilidad para la gestión de su salud. Las personas que tienen diabetes, por ejemplo, sentirán la necesidad de aprender más acerca de su condición, sus medicamentos, y cómo pueden mejorar su autogestión.

Por estas características, los profesionales de la salud, más afines al entorno 2.0, han visto en la gamificación una herramienta para complementar su formación y práctica profesional así como para influir positivamente en el comportamiento y concienciación de los pacientes.

Los juegos de salud permiten a estos profesionales formarse en diferentes patologías así como evaluar situaciones con pacientes de manera virtual. En este sentido, la gamificación ha despertado el interés de la comunidad científica: en Gamification of Clinical Routine: The Dr. Fill Approach se presenta, desde el enfoque de la  gamificación, la tarea real de clasificar la medicación diaria de un paciente.

A medida que las personas adquieren más conocimiento y comprensión acerca de su salud, van a querer establecer metas, medir su progreso y comparar su rendimiento frente a ciertos puntos de referencia. Si los pacientes siguen estos pasos van a aplicar los principios de gamificación se den cuenta o no.

Share Button