Go to Top

Los expertos consideran «posible y seguro» el embarazo tras un cáncer de mama

El cáncer de mama afecta a una de cada ocho mujeres. El tratamiento de quimioterapia daña la capacidad reproductiva de muchas pacientes que ven cómo sus oportunidades de ser madres se desvanecen. Sin embargo, varios expertos lanzaron un mensaje de esperanza durante la mesa redonda ¿Puedo ser madre tras un cáncer de mama?, que tuvo lugar en el Auditorio Edificio Cellex del Instituto de Oncología Vall d’Hebron (VHIO), el pasado 24 de noviembre.

El acto, organizado por la Asociación Baby Beatles, cuyo objetivo es el de ayudar a mujeres de más de 40 años sin recursos que han sufrido cáncer de mama a convertirse en madres, contó con la intervención de los siguientes expertos: doctora Pilar Manchón, directora asistencial en los Centros de Diagnóstico por la Imagen del Grupo Manchón; Teresa Ferreiro, coach, fundadora y presidenta de Baby Beatles; doctor Octavi Córdoba, ginecólogo experto en patología mamaria del Centro de Cáncer de Mama del Hospital Universitario Vall d’Hebron; doctor Josep Maria Gris, ginecólogo experto en fertilidad del centro Gris Reproducción; doctora Cristina Saura, investigadora principal del Grupo de Cáncer de Mama y Melanoma del Instituto de Oncología Vall d’Hebron (VHIO) y la doctora Montse Roca, psicóloga experta en fertilidad del Hospital Quirónsalud Barcelona.

embarazo y cancer de mama

Ser madre: un derecho fundamental de la mujer

«Creo que restablecer la calidad de vida de las mujeres tras un cáncer, debe ir más allá de la reconstrucción mamaria o el tratamiento del linfedema. Garantizar que puedan ser madres, debería formar parte del tratamiento integral de un cáncer de mama», afirmó la doctora Pilar Manchón, tras unas palabras de bienvenida. Después, Teresa Ferreiro, madre e impulsora de la Asociación Baby Beatles, relató su propia experiencia, tras serle diagnosticado un cáncer de mama con 36 años de edad. Cinco años después, Ferreiro, operada y tratada con quimioterapia, radioterapia y otras terapias complementarias, retomó su deseo de ser madre previo al diagnóstico de la enfermedad. «No fue fácil. Por un lado, la quimioterapia afecta a tu fertilidad;  por el otro, la sociedad no está preparada para algo así. Creen que es suficiente con que te hayas curado. Yo no me conformé. Hace dos años, nació mi hijo Pol: el primer Baby Beatle». «Ser madre -continuó- es un derecho fundamental de la mujer. Ya no es suficiente con que nos salven la vida. Queremos más. Y así nació Baby Beatles».

La asociación, que se estructura en base a tres comités (médico, financiero y ético),  ofrece tratamientos de fertilidad -destinados a mujeres de más de 40 años, ex pacientes de cáncer de mama, prácticamente sin reserva ovárica- que no cubre la sanidad pública.

img_1245

Posteriormente, el doctor Octavio Córdoba aportó datos científicos acerca de la relación entre cáncer de mama y embarazo. «Durante un embarazo, las mamas cambian de tamaño, estructura, contenido y composición genómica. Además, los niveles de estrógeno en sangre son superiores, factor preocupante en pacientes con tumores y receptores hormonales positivos. Descubrimos que ese embarazo, natural o mediante técnicas de reproducción asistida, no empeoraba el pronóstico de las pacientes», explicó Córdoba. Respecto al bebé, una vez eliminado cualquier residuo de tamoxiceno en el organismo de la madre, no existe riesgo alguno, en opinión del ginecólogo.

El VHIO presentó el estudio europeo Positive Trial, abierto a la esperanza

La doctora Cristina Saura, investigadora principal del grupo de Cáncer de Mama y Melanoma del VHIO, dio a conocer el estudio europeo Positive Trial sobre la seguridad de la interrupción temporal de la terapia endocrina para permitir el embarazo, a cargo del International Breast Cancer Study Group (IBCSG). «El objetivo primario del estudio es responder a la cuestión de si quedarse embarazada después de un cáncer de mama aumenta el riesgo de recaída. Los  objetivos secundarios pretenden evaluar cómo los tratamientos recibidos durante el cáncer pueden impactar en la fertilidad de la paciente», argumentó.

El estudio se ha basado en mujeres con edades comprendidas entre los 18 y 42 años, con receptores hormonales positivos, que hubieran recibido como mínimo 18 meses de tratamiento y sin evidencias de recaída previas a un intento de embarazo. «Las pacientes que cumplen estos criterios se incluyen en una base de datos europea que servirá para facilitar más información a las mujeres que acudan a nuestra consulta. Hasta la fecha, hemos incorporado a cuatro pacientes de Vall d’Hebron y una de ellas ya está embarazada», afirmó la doctora Saura.

En opinión de la experta, el deseo de ser madre, tras superar un cáncer de mama, es algo complejo y delicado. Cada caso es distinto y se debe estudiar por separado. «Afortunadamente, cada vez se llevan a cabo más estudios y disponemos de más información sobre cáncer y fertilidad», aseguró, esperanzada, la doctora Saura.

En la actualidad, el 80% de las mujeres a las que se les diagnostica cáncer de mama superan la enfermedad. Por ello, la doctora Saura insistió en la obligación de dar respuesta, desde el ámbito médico, al deseo de tener un hijo por parte de las pacientes. «Una necesidad que no existía años atrás, ya que centrábamos nuestros esfuerzos en la supervivencia de las pacientes. Es preciso tener en cuenta la edad de la paciente, el tipo de tumor, el tiempo transcurrido y los tratamientos realizados. De ahí, la puesta en marcha de estudios observacionales, como el Positive Trial, con el que acumular experiencias y recoger datos de toda Europa».

embarazo y cancer de mama

Una experiencia positiva a nivel emocional para ex pacientes de cáncer de mama

A continuación, el doctor Josep Maria Gris, ginecólogo experto en fertilidad, describió los diferentes tratamientos de preservación de la fertilidad, como la fecundación in vitro, la donación de ovocitos y/o embriones o incluso la preservación de los óvulos de la candidata antes del inicio del tratamiento de quimioterapia. El experto lanzó un mensaje positivo: «Cuando a una mujer la dejan criopreservar ovocitos, tienen en cuenta que se puede curar y quedarse embarazada».

La mesa redonda finalizó con la intervención de la doctora Montserrat Roca, psicóloga experta en fertilidad, quien relató las secuelas emocionales y los sentimientos negativos que provoca la infertilidad tras el cáncer de mama. «Básicamente, llueve sobre mojado. Los estudios avalan que las pacientes sufren más que el resto de población infértil, en general». De ahí que la maternidad tras el cáncer de mama se perciba como «una vuelta a la normalidad», produciéndose una «buena calidad parental y una mayor tolerancia al estrés familiar», en opinión de Roca.

 

Share Button