Go to Top

El Informe Quiral 2016 exige reflexionar sobre el tratamiento de los trastornos mentales en los medios

El estudio pide analizar el impacto del conjunto de informaciones, temas e imágenes, además de evitar la estigmatización de estas enfermedades en los contenidos publicados. Esas fueron algunas de las conclusiones de la presentación del Informe Quiral 2016 realizada en la Sala de Conferencias del Campus Poblenou de la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona, el pasado día 14 de junio.

La charla La Comunicación pública sobre la salud mental, durante la que se dieron a conocer las conclusiones del Informe Quiral 2016, llenó de investigadores, profesionales y periodistas especializados en salud la Sala de Conferencias del Campus Poblenou de la Universidad Pompeu Fabra. El evento comenzó con unas palabras de bienvenida de David Comas, director del Departament de Ciències Experimentals i de la Salut de la Universitat Pompeu Fabra, quien destacó la “relevancia del informe. Creo que llevan a cabo un trabajo muy bien hecho, gracias a la generosidad de muchos actores que intervienen en este estudio”, aseguró Comas, en alusión a la Fundació Vila Casas. “En general, la comunicación sobre temas de salud -continuó- le interesa a la sociedad mucho más de lo que pensamos”, puntualizó.

Comas dio paso a Antoni Vila Casas, presidente de la Fundació Vila Casas, quien recordó los inicios de este estudio, 20 años atrás, y explicó porqué habían decidido analizar el tratamiento mediático de las enfermedades mentales. “Los trastornos psiquiátricos conforman un grave problema de salud. Además, el año 2016 ha sido, con diferencia, aquel en el que las enfermedades mentales han tenido una mejor cobertura mediática”, aseguró. Como conclusión, Vila Casas reconoció: “Aunque los medios están haciendo un esfuerzo para mejorar el tratamiento periodístico de las personas que sufren enfermedad mental, todavía se reproducen muchos elementos de estigmatización por parte de la sociedad. Estereotipos  que el imaginario social atribuye, de manera inconsciente y equivocada, a la totalidad del colectivo que padece enfermedades mentales”. El informe insiste en la necesidad de reconocer estos elementos y evitarlos, ya que su presencia constante refuerza la persistencia de estereotipos como la peligrosidad, la debilidad o la impredecibilidad.

Nueva metodología de trabajo

Gemma Revuelta, directora del Centre d’Estudis de Ciència, Comunicació i Societat de la Universitat Pompeu Fabra, presentó las conclusiones y recomendaciones del estudio. Revuelta inició su intervención resaltando las posibilidades que ofrece el universo digital: por un lado, un mayor acceso a la información comparado con dos décadas atrás; por el otro, el mayor número de users content generators (usuarios que generan contenidos), con o sin experiencia. En consecuencia, el equipo responsable del informe Quiral ha decidido cambiar su metodología de trabajo. Así lo explicaba Revuelta: “En los últimos informes hemos analizado también cómo acceden a la información los ciudadanos. Evaluamos qué transmiten los medios de comunicación y las búsquedas en Internet de los ciudadanos. Para ello nos servimos de herramientas como Google Trends y Google Adwords”.  En los últimos años, el informe Quiral ha aumentado el número de medios de comunicación observados y se ha centrado en un tema. El año pasado estudiaron la información publicada sobre las vacunas.

El colectivo peor tratado por la sociedad a lo largo de la historia

“Las personas con trastornos mentales han sido el colectivo peor tratado por la sociedad a lo largo de la historia. Los pacientes sufren un trato discriminatorio incluso en su día a día. Este motivo ya justifica que analicemos toda la comunicación publicada al respecto. Otro motivo es la mayor incidencia de las enfermedades mentales en las últimas décadas en todo el mundo”, explicó la experta.

En concreto, la directora del Centre d’Estudis de Ciència, Comunicació i Societat de la Universitat Pompeu Fabra subrayó que estos trastornos también se han incrementado en nuestro país, a pesar de su buena red de asistencia sanitaria. “La crisis económica, que se ha prolongado demasiado en el tiempo, nos ha dado pistas acerca de que sucede algo grave y nos lo debemos tomar en serio”, avisó. Entre los temas destacados del año pasado en la agenda mediática destacan: las consecuencias de la crisis económica sobre la salud mental; la depresión entre las enfermedades mentales más frecuentes; adolescencia y salud mental; los avances en investigación científica como fuente de noticias, la aparición de personajes populares con trastornos mentales y la necesidad de una comunicación responsable para la supresión de estigmas.

El estudio alerta sobre las formas de estigmatización empleadas

Según Revuelta, la primera dificultad reside en el hecho de que el término trastornos mentales es muy amplio y abarca enfermedades “muy dispares” de sintomatología “muy compleja”. “Sin embargo, a las personas con trastornos mentales se las agrupa, como si todas fueran iguales, y eso estigmatiza a todo el colectivo”, explica.

Respecto a los contenidos publicados, se utilizan formas de estigmatización:

  • Titulares alarmistas y sensacionalistas que no contextualizan la noticia de forma adecuada.
  • Se asignan etiquetas a personas con enfermedades mentales, favoreciendo así la creación de estereotipos y estigmas.
  • Ilustrar las noticias y artículos con imágenes oscuras, que transmiten lástima, pena y aislamiento.
  • Se infravalora a las personas con trastorno mental como fuente primaria de información.
  • Se vincula el entorno de la salud mental con violencia y peligro.
  • Se trata a las personas con trastornos mentales con lástima y paternalismo.

Recomendaciones del Informe Quiral 2016

La presentación finalizó con una serie de recomendaciones por parte de los autores del Informe Quiral 2016.

  • Reflexionar sobre el impacto del conjunto de informaciones, los temas seleccionados, las imágenes, los encuadres, etc.
  • Evitar todas las formas de estigmatización en el discurso y también en el uso de las imágenes.
  • Contextualizar el acontecimiento que suscita aquel contenido y ofrecer información con carácter regular.
  • Dar visibilidad a los casos de éxito, no solo a los problemáticos.
  • Los profesionales de la sanidad deberían explorar mejor el viruslenguaje de consulta de la persona no experta y ofrecer una información que se pueda situar bien en los motores de búsqueda.

Dos décadas analizando el tratamiento del sector salud en los medios

Con los años, el Informe Quiral ha evolucionado, adaptándose a las necesidades de comunicación del sector. Se ha pasado de una observación pasiva de medios en papel a otra más activa que incorpora un mayor número de informadores especializados en el sector salud. “Durante los últimos años, hemos preferido centrarnos en un solo tema. En el año 2010 analizamos el tratamiento periodístico y de comunicación sobre el Alzheimer;  el año 2011 el cáncer; el año 2012 el virus VIH y el SIDA; el año 2013 la medicina regenerativa, el año 2014 el ébola, coincidiendo con la epidemia que fue noticia, y el año pasado abordamos la comunicación en torno a las vacunas”, concluyó Revuelta.

Share Button