Go to Top

Hablamos con Rafael Grossmann, el primer cirujano en usar Google Glass durante una operación

“Soy un apasionado del uso inteligente de la tecnología en el ámbito de la salud”. Así se define el Dr. Rafael Grossmann, cirujano general y traumatólogo en Maine (California) y, además, el primero en realizar una intervención quirúrgica usando Google Glass.

¿Cómo se te ocurrió usar las Google Glass durante una operación?

En el 2013 asistí a Exponential Medicine, unas jornadas de 4 días promovidas por la Singularity University en las que confluyen biomedicina y tecnología. Allí descubrí las Google Glass, por las que sentí un gran interés. Durante una operación sencilla, pensé que sería una gran idea retransmitirla en directo a mis alumnos de medicina mediante las Google Glass –obviamente, con el consentimiento previo del paciente –. Eso les daría la oportunidad de ver exactamente lo que yo estaba viendo, a tiempo real, sin ocupar la sala de operaciones y sin ningún obstáculo que les dificultase la visión.

¿Pero el uso extenso de las tecnologías para comunicarse con el paciente no hace que la visita al médico pierda “humanidad” o impida la exploración?

La telemedicina es una práctica muy común donde vivo. No se trata de sustituir la atención tradicional, sino de que el paciente que vive muy lejos del hospital pueda ser atentido. De alguna manera, es la evolución natural de la tecnología.

El cuidado de la salud es un derecho básico universal, aunque a veces lo olvidemos y creamos que es un negocio. Lo cierto es que, sin importar el país, la salud está en problemas. Es necesario fomentar la conectividad y la comunicación. La tecnología puede jugar un gran papel en esta misión. Solo hace falta darle un par de vueltas más a su uso que, de momento, se basa en el ocio.

¿Qué hay sobre el tema de la privacidad, la confidencialidad de los datos?

El paciente consiente el uso de esos canales. No tiene sentido preocuparse por la privacidad tanto como hace tres o cuatro años. Hoy en día se toman medidas de seguridad muy altas, ya que la información médica es muy codiciada.

Tecnologías exponenciales: el futuro ya está aquí

El Dr. Grossmann asistió el pasado mes de mayo, en Barcelona, a la primera edición de Healthio, una convención donde empresas, hospitales, pacientes y profesionales de la salud compartieron sus ideas, proyectos y puntos de vista acerca de las últimas novedades en tecnología y salud. Para ello, Healthio contaba con las ágoras, pequeños espacios dedicados a charlas de 20 minutos. Fue en una de ellas donde el Dr. Grossmann hizo gala de sus recursos tecnológicos y nos presentó las Hololens, unas gafas inteligentes capaces de proyectar un escritorio virtual en el espacio.

Las Hololens funcionan con realidad mixta, una combinación de realidad virtual y realidad aumentada que también recibe el nombre de computación espacial. Estas gafas proyectan una imagen 4D u holográfica con la que podemos interactuar. A través de una pantalla, pudimos ver lo que el cirujano veía con las Hololens: un corazón flotando en la sala que podía coger, girar y cambiar de tamaño. Además, permitía diferenciar un corazón sano de uno infartado y otro arrítmico. Las posibilidades en el mundo de la enseñanza médica parecían expandirse por momentos.

 

Vídeo del ágora en Healthio

Share Button