Go to Top

El sector salud presenta lo último en bioingeniería para ganar calidad de vida

Una de cada cinco personas superará los 60 años en el 2050, según la Organización Mundial de la Salud. La bioingeniería avanza para hacer frente al envejecimiento, en busca de una mayor autonomía y calidad de vida. Además, los centros sanitarios apuestan por la medicina mínimamente invasiva, con la implantación de quirófanos híbridos.

En la actualidad, la esperanza de vida ha aumentado, y mucho, en los países desarrollados, siendo España uno de los que encabeza la lista con mayores esperanzas de vida. La OMS asegura que la población mundial de más de 60 años se duplicará durante los próximos 33 años. La bioingeniería puede ofrecer soluciones para la salud y el bienestar de las personas de edad avanzada en áreas como aplicaciones móviles, robótica y herramientas de diagnóstico y soluciones en medicina regenerativa.  “Buscamos coordinar los esfuerzos de todos e implicarnos en el aspecto social para conseguir una buena calidad de vida”, aseguró Josep Samitier, líder del B-Debate y director del Institut de Bioenginyeria de Catalunya (IBEC), durante la presentación de las conclusiones de las jornadas Bioingeniería para un envejecimiento saludable. Añadiendo vida a los años, que tuvo lugar el 10 de noviembre en el museo de ciencias CosmoCaixa de Barcelona. Durante la rueda de prensa, Samitier estuvo acompañado por Àngel Font, director corporativo del área de Investigación y Estrategia de la Fundació Bancària la Caixa y Marta Soler, jefa de Investigación y Debate Científico de Biocat.

Cuatro líneas principales de investigación

“La bioingeniería nos permite monitorizar e individualizar los tratamientos para las personas. También está cambiando el paradigma de la tercera edad, ya que permite vivir más años y de manera saludable”, recalcó Samitier. “Al final, lo que pretendemos -prosiguió- es lograr un envejecimiento activo y que nos sintamos cómodos ante la posibilidad de ser más autónomos y tener calidad de vida gracias a estas tecnologías”. Tecnologías que incluyen desde aplicaciones móviles a robots autónomos, regeneración de órganos y tejidos e incluso mesas inteligentes útiles para usuarios con dificultades de movilidad. Cabe tener en cuenta que las personas de edad avanzada padecen patologías crónicas, discapacitantes y con mal pronóstico, como las demencias, el cáncer o la diabetes. En resumen, las últimas innovaciones en bioingeniería van más allá de la esperanza de vida: la idea es vivir más años con buena salud, en el propio hogar si así se prefiere, y ser lo más autónomos posible.

Durante el evento se llevaron a cabo varias demostraciones de una aplicación móvil para monitorizar las apneas del sueño, un sistema de rehabilitación de realidad virtual, una prueba diagnóstica rápida para identificar el origen de un ictus o un prototipo de riñón creado con bioimpresora 3D. Innovaciones acordes con las cuatro líneas principales de trabajo:

  • Aplicaciones móviles que monitorizan la salud de las personas de edad avanzada sin necesidad de que salgan de casa. Un ejemplo es la app Health4Sleep, desarrollada por el IBEC y el Hospital Clínico. El dispositivo capta los movimientos del diafragma y hace un seguimiento de las apneas del sueño del paciente mientras duerme.
  • Robots asistenciales que ayudan en las tareas cotidianas y de rehabilitación de personas mayores en su propia casa o en el hospital. Es el caso del sistema Rehabilitation Gaming System que mejora la recuperación de pacientes que han padecido un ictus, mediante realidad virtual y métodos de gamificación.
  • Diagnóstico más rápido cuando se intenta prevenir factores de riesgo, monitorizar la situación del paciente y activar terapias relacionadas.  En el IBEC se trabaja en el diseño de labs en un chip que detecta diferentes enfermedades.
  • Medicina regenerativa para reparar tejidos y órganos dañados debido al envejecimiento. La bioimpresión 3D es una tecnología emergente que permite crear tejidos ad hoc.

Quirófanos híbridos para la excelencia en cardiología intervencionista y cirugía cardíaca

El proceso de envejecimiento también da pie al incremento de enfermedades degenerativas, por lo que la medicina apuesta por cirugías y equipos mínimamente invasivos. Los quirófanos híbridos aumentan la seguridad y precisión de los procedimientos y reducen al máximo los tiempos de recuperación de los pacientes con alguna patología cardiovascular. Un ejemplo práctico es la reciente instalación de un quirófano híbrido en el Centro Médico Teknon en Barcelona. El doctor Xavier Ruyra, director del Instituto Cardiovascular y del Programa de cirugía cardíaca de Teknon explicaba al respecto durante la presentación celebrada el pasado 6 de noviembre en dicho centro: “El quirófano híbrido es la suma entre un quirófano de cirugía cardiaca y una sala hemodinámica con gran resolución de imagen”. Se trata de un quirófano de grandes  dimensiones acoplado a un sistema de rayos X de última generación, donde se pueden practicar intervenciones quirúrgicas y contar con las técnicas de imagen más avanzadas. “La gran resolución de imagen permite exponer a una radiación muy baja tanto al paciente como al profesional”, afirmó.

En un quirófano híbrido se pueden llevar a cabo intervenciones coronarias y de patología cardíaca estructural guiadas por rayos X, tomografías computadas y ecografías. Estas últimas se efectúan a partir de un pequeño acceso cutáneo y vascular a través del que circulan los materiales y las prótesis destinadas a la curación de la enfermedad. El quirófano híbrido, de grandes dimensiones debido al mayor número de aparatología y profesionales sanitarios multidisciplinares que alberga, posibilita intervenciones mínimamente invasivas que mejoran la atención a los pacientes: representan un trauma físico menor, una recuperación más rápida tras la intervención y menor riesgo de infecciones y complicaciones postoperatorias. “Yo diría que el quirófano híbrido nos da la herramienta fundamental para desarrollar un proyecto de tratamiento de enfermedad cardiovascular en toda su extensión”, sintetizó Ruyra.

El equipo, conocido como Azurion y desarrollado por Philips, destaca también por su usabilidad similar a la de la tecnología móvil. Tecnología que permite aplicar las bondades de técnicas sofisticadas de imagen en un entorno app, trabajar en paralelo y programar con antelación numerosas tareas que facilitan el trabajo y los procedimientos de cirujanos cardiacos y cardiólogos intervencionistas. La plataforma cuenta con un diseño ergonómico de vanguardia y una interfaz parecida a la de una tableta, que resuelve la cuestión de la usabilidad dentro de un entorno complejo -por el manejo simultáneo de varias herramientas de imagen- y crítico -por la rapidez de actuación que comportan este tipo de intervenciones-. “Realmente vamos a ser capaces de trabajar con una interfaz pensada para su uso en entorno táctil. Hablamos de tecnología multitarea en tiempo real diseñada especialmente para salas intervencionistas”, aseguró Míriam Losa, jefe de producto de Phillips.

Azurion garantiza un manejo intuitivo, fácil y de precisión máxima para el profesional sanitario y favorece el trabajo en paralelo, de manera que se minimizan errores y se gana seguridad para los pacientes. “La disponibilidad de un quirófano híbrido de estas características permite ofrecer a los pacientes el acceso a técnicas intervencionistas menos invasivas y a la vez eficaces, utilizadas cada vez con mayor frecuencia, con las que se pueden resolver patologías frecuentes en el ámbito cardiovascular”, explicó el doctor Juli Carballo, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital El Pilar y el Centro Médico Teknon. “A día de hoy, se puede sustituir -prosiguió- una válvula cardiaca abriendo una pequeña incisión en la ingle. Ello determina que el paciente abandone el hospital pocos días después, siendo capaz de retomar las actividades rutinarias de forma rápida, sin necesidad de verse inmerso en un largo periodo de recuperación”.

Los reconocimientos no han tardado en llegar. El pasado 13 de noviembre, el quirófano híbrido del Centro Médico Teknon recibió el premio Mejores Ideas 2017, en la categoría de Gestión, otorgado por Diario Médico. Además, gracias a esta y otras iniciativas, el centro Teknon ha recibido la Joint Commission International, un sello de oro en la atención médica mundial. Esta acreditación sanitaria garantiza unos estándares de calidad elevados, reconocidos a nivel internacional.

Share Button