Go to Top

El MWC congrega en Barcelona las últimas novedades tecnológicas en materia de salud

Durante una semana, los ojos del mundo han estado centrados en Barcelona con la celebración un año más del Mobile World Congress. Se trata de la cita más importante en lo que se refiere a tecnología relacionada con los móviles. Pero estos ya han alcanzado tal dimensión, que al final el congreso es la excusa para presentar todas las novedades tecnológicas que se nos ocurra.

Y evidentemente, el campo de la salud ha tenido un papel destacado en el mismo. Cada vez son más las aplicaciones que buscan aprovechar la potencialidad de la tecnología para intentar solventar problemas irresolubles hasta la fecha. Soluciones de salud que pasan por nuevos gadgets que ayuden en la personalización de los tratamientos, en la recogida de big data y en la teleasistencia.

El 5G y la inteligencia artificial (IA) han sido los dos temas que más interés han despertado en esta edición. El primero, porque supone una revolución que ya ha llegado. Tras años anunciando su llegada, en el MWC ya se han presentado los primeros productos comerciales que han convertido en realidad este nuevo estándar. ¿Las diferencias con el 4G? La principal es que se alcanzan velocidades de descarga que hasta ahora solo eran posibles con la fibra, con una latencia decenas de veces menor.

La latencia es fundamental para el buen funcionamiento del internet de las cosas. Si tenemos que definir este concepto podríamos decir que la latencia es básicamente el tiempo de respuesta que tarda un dispositivo en establecer conexión, independientemente del ancho de banda. Dicho de otro modo, la latencia es el desfase temporal que existe entre el servidor y tu dispositivo.

Superando barreras tecnológicas

Esto abre el camino a desarrollar propuestas que ya estaban sobre la mesa para intentar aprovechar lo que la tecnología móvil ofrece, pero que técnicamente eran inviables hasta la fecha. Un ejemplo es la posibilidad de las intervenciones quirúrgicas teleasistidas. Así lo han anunciado el Hospital Clínico de Barcelona y Mobile World Capital, que han presentado la implantación de esta tecnología 5G en el hospital barcelonés.

Óptimus, el quirófano más avanzado del mundo y que se encuentra en el Hospital Clínico, será el escenario en donde se desarrollará un proyecto piloto con el que se pretende aprovechar las nuevas potencialidades que ofrece el 5G. Este nuevo sistema permitirá, entre otras cosas, reducir la latencia actual de 0,27 segundos a 0,001, una disminución de tiempo de respuesta decisiva para cualquier tipo de intervención quirúrgica.

El quirófano, que está robotizado e incorpora tecnologías como los datos masivos y la iluminación inteligente, servirá para testar una solución que registra audiovisualmente todo lo que ocurre dentro, desde todos los ángulos posibles, y envía en tiempo real esta información al exterior. Esta es la base que permitiría que un especialista guíe, sin estar presente y en tiempo real, al cirujano que esté operando en ese momento.

El proyecto se divide en tres fases. En la primera se centrarán en probar la teleasistencia entre el quirófano del Hospital Clínico y otras instalaciones del mismo hospital. Posteriormente se prevé colaborar con otros hospitales de Barcelona y en la última de las fases se intentará hacerlo con un vehículo en movimiento, una ambulancia.

La IA, una realidad ya presente

En cuanto a la IA, esta ha dejado de ser un tema de ciencia ficción para convertirse ya en una realidad. O al menos en algo más tangible que propuestas teóricas. Las primeras aplicaciones que buscan aprovecharse de esta IA ya comienzan a rodar, y como no podía ser de otra forma, dentro del MWC se han presentado grandes avances. Como una solución de Fujitsu en la que, gracias a la IA, es posible detectar la retinopatía diabética, la primera causa de ceguera en el primer mundo.

Hasta la fecha había sido imposible desarrollar ningún tipo de tecnología que pudiera ayudar en el diagnóstico de esta patología. Ahora, gracias al avance en la mejora de las imágenes de alta resolución y sobre todo apoyándose en la IA, los médicos cuentan con una nueva herramienta que ayude a mejorar en la diagnosis precoz, con lo que se permite acelerar los tratamientos y evitar grandes problemas posteriores.

Sin embargo, aunque comienza a ser una tecnología extendida, todavía se encuentra dando sus primeros pasos y falta camino por recorrer. “El reto que tenemos es el poder conseguir que el médico pueda conversar con la máquina, conseguir evolucionar la IA hasta permitir que se le pueda preguntar porque ha llegado a las conclusiones que nos presenta. De esta forma se ofrecería al médico más información para que pueda tomar una decisión final, que siempre deberá estar tomada por un humano” apuntaba Enric Pallares, director ejecutivo de LactApp, una aplicación de ayuda a la lactancia que emplea IA.

Reducción de los errores médicos

Los errores médicos son sin duda uno de los campos en dónde la aplicación de la IA puede aportar más ayuda a los profesionales. Los datos explican que, en Estados Unidos, los errores de diagnóstico son actualmente la tercera causa de mortalidad y que uno de cada seis pacientes del NHS británico han recibido un diagnóstico incorrecto. Según los expertos, la IA tiene la potencialidad para cambiar la práctica médica y reducir drásticamente este número de errores.

“Hay que tener muy claro que la IA nunca puede sustituir al médico. Es una herramienta para mejorar sus habilidades diagnósticas, para ayudar en el screening, pero sobre todo para empoderar al paciente” añadía Jordi Serrano, fundador de Universal Doctor, otra aplicación que pretende aprovechar la IA para dar soluciones integrales en salud. Serrano, además, se muestra optimista ante el papel transformador que las nuevas tecnologías pueden aportar para recuperar la relación médico-paciente. “Piensa que las consultas son del siglo XIX y las tecnologías del XXI. No nos podemos permitir perder la relación entre médico y paciente. Es cierto que algunas tecnologías no han ayudado en este sentido, pero ahora esas mismas tecnologías pueden permitir que el médico se olvide del ordenador y vuelva a poner los ojos en el paciente”.

¿Qué es lo que de verdad necesitamos?

Uno al final puede sentirse desbordado ante tanta novedad. La tecnología avanza a un ritmo exponencial, y seguirlo puede resultar agotador. Intentar adaptar todo lo nuevo que hay en el mercado es una locura. Nadie dispone ni del tiempo ni de los recursos suficientes para poder hacerlo. Dejarse arrastrar por la inercia puede hacer que finalmente se adopten soluciones que no terminen de cuajar.

Por eso, ante esta vorágine, más que nunca es importante empezar a sentar unas bases adecuadas que permitan aprovechar correctamente todas estas potencialidades. César Velasco es el director de Innovación en Salud del Hospital Vall d’Hebron y lo tiene muy claro al respecto. “No hay que ver cómo podemos aprovechar la tecnología que hay en el mercado. Hay que mirar cuales son las necesidades que tenemos en los hospitales y luego demandarle al mercado que nos ayude a solventarlas”.

Para Velasco, los hospitales pueden ejercer un importante papel como hub entre empresas tecnológicas, pacientes y profesionales sanitarios. “Muchas tecnologías no están adaptadas a las verdaderas necesidades de unos y otros. Hemos de conseguir alzar la voz y foros como este Mobile World Congress nos dan la oportunidad de ser escuchados en el entorno de las nuevas tecnologías, para que se dediquen esfuerzos a aquello que nosotros consideremos que es realmente necesario”.

Share Button