Go to Top

La ASPB ya tiene su radiografía de la Barcelona de 2016

Un año más, la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) ha elaborado su Informe de Salud, una herramienta con la cual analizar el estado de salud de la población en el marco de los determinantes del entorno socioeconómico y físico de la ciudad. Desde hace más de 30 años, la ASPB se encarga de monitorizar todas estas variables para que así se pueda disponer de datos objetivos que ayuden a evaluar las políticas de salud y a implementar nuevas medidas de cara al futuro.

Se trata de un trabajo colectivo con información de muchos indicadores de salud y en la edición de este año destaca la incorporación de datos sobre contaminación acústica, así como la vigilancia de la pobreza como un factor que afecta directamente al estado de salud de la ciudadanía.

Desde hace 14 años, Galènia viene colaborando con la ASPB tanto para preparar el informe como en la presentación de los resultados en el Pleno del Ayuntamiento. Además, la ASPB ha confiado en nuestra agencia para la reformulación del informe en función de las nuevas necesidades y dotando de personalidad propia a cada documento. Su versión en papel ya está disponible para la distribución.

Esperanza de vida y causas de mortalidad

Entre los datos que se han recogido en este último informe, se destaca que se ha producido una leve reducción de las desigualdades entre los barrios más ricos y pobres con respecto a la esperanza de vida, aunque sigue habiendo una brecha de 6,4 años entre los varones y de 1,6 años en las mujeres. A parte de esto, las cifras se mantienen muy similares a las cifras del último informe. Así, los hombres han pasado de tener una esperanza de vida de 80,5 años a 80,8, mientras que en las mujeres se produce un ligero descenso, de 86,7 a 86,6.

También se destaca en el informe como continúa la tendencia de reducción en la mayor parte de causas de mortalidad prematura. La única excepción a esto es el cáncer de pulmón en mujeres que se incrementa. También en el informe se destaca como se han incrementado las lesiones graves por accidente de trabajo y las debidas a colisiones de tráfico.

En lo que se refiere a enfermedades infecciosas, se ha observado como la tuberculosis se ha reducido y se ha logrado mantener la incidencia por infección del VIH. Pero en cambio, otras infecciones de transmisión sexual como son la gonorrea o la sífilis se han incrementado. En este sentido, desde la ASPB no tienen claro si este aumento se ha debido a una mejora en las medidas de control y vigilancia o bien si hay un incremento real, pero es un apartado al que prestar atención.

Mejora de las condiciones socioeconómicas insuficiente

Tras varios años sufriendo las consecuencias de la crisis económica, en el informe que este año presenta la ASPB se destaca una leve mejoría en algunos de los indicadores, como el descenso en los niveles de paro. Pero a pesar de esto, todavía destaca como una parte importante de la ciudadanía sufre tanto a nivel de pobreza material como energética.

De esta forma, en las cifras del informe destaca como hasta un 9% de los hogares de la ciudad viven en una situación de pobreza material severa, que se concentra sobre todo en los hogares de clase no calificada, que supone en 27,4%, mientras que en las clases más acomodadas es del 1,2%. También se refleja que hasta un 10,6% de los hogares de Barcelona sufre de pobreza energética. En este caso, un 23,4% es entre las clases más desfavorecidas con respecto a un 4,8% en las más acomodadas.

La contaminación

Otro de los apartados al cual se le presta mucha atención en la elaboración del informe es el de las condiciones del entorno, evaluando la contaminación aérea, del agua y, como novedad este año, la acústica. Es en este último apartado donde se destaca como la mitad de la población sufre de niveles de ruido altos, una percepción que se incrementa significativamente en dos barrios de la ciudad: el Eixample y la Ciutat Vella.

Así, según la encuesta realizada para la obtención de datos, hasta un 47,8% de la población de Barcelona declara que hay mucho ruido en sus barrios. En los mencionados barrios de Eixample y Ciutat Vella, las cifras llegan a ser de siete de cada diez vecinos quejándose por el ruido.

No han sido mucho mejores los datos obtenidos en lo que se refiere a la contaminación del aire. De esta forma, un 68% de la población de Barcelona estuvo expuesta a niveles superiores a los establecidos para los óxidos de nitrógeno NO2, tanto los valores límites de la Unión Europea como de la OMS.

En definitiva, el informe es una buena radiografía del estado de salud de los ciudadanos de Barcelona, que permite que desde la ASPB se lleve a cabo una mejor intervención y planificación en el conjunto de políticas de la ciudad. Es una herramienta a través de la cual reflexionar sobre como evolucionan los indicadores relacionados con la salud y que permite estar al tanto de posibles problemáticas nuevas.

 

Share Button