Go to Top

Salud conectada, la apuesta digital de Sanitas

Vivimos en un mundo donde la transformación digital está cambiando muchas cosas de nuestra vida cotidiana. Y el cuidado de la salud no es una excepción. Cada vez son más las aplicaciones que intentan aprovechar las ventajas que ofrece el mundo digital para superar retos tradicionales de los sistemas de salud. Y el manejo de los pacientes crónicos es sin duda la gran asignatura pendiente, cuya importancia además en los próximos años se incrementará de forma notable.

Conscientes de la importancia de este cambio de paradigma, el grupo Sanitas ha iniciado ya su transformación digital con herramientas como Blua, que cuenta con más de 300.000 clientes digitales después de 2 años de su implantación que pueden sacar partido de más de 250 profesionales en 22 especialidades diferentes. “Tenemos un triple objetivo. Conseguir un 25% de consultas digitales, después que el 50% de nuestros clientes sean también digitales y que el 75% se encuentre satisfecho con esta transformación” explicó Toni Giró, director gerente del Hospital CIMA-Sanitas.

Salud conectada

En el marco de esta estrategia de transformación digital ha nacido el programa piloto “Salud conectada”. Una herramienta que combina diferentes wearables con una aplicación móvil para de esta forma facilitar el seguimiento de pacientes crónicos. En esta primera fase, el programa se ha centrado en tres enfermedades con una alta prevalencia como son la hipertensión arterial, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y la obesidad.

“Buscamos los desafíos que nos encontramos como médicos en el día a día en una solución. Salud conectada ejemplifica todo lo que puede hacer la transformación digital por los pacientes hoy en día” comentó Pelayo de Merlo, director médico del Hospital CIMA-Sanitas.

Gracias a esta nueva aplicación es posible una monitorización de los pacientes las 24 horas del día, gracias a la conectividad que el smatphone ofrece. Así mismo, es posible llevar a cabo un seguimiento de enfermería también continuo, pudiendo anticiparse a los picos de la enfermedad. Para eso resulta fundamental el análisis del big data y la aplicación de inteligencia artificial.

Plataforma multi-dispositivo

La novedad que ofrece “Salud conectada” con respecto a otras iniciativas es que en vez de diseñar una dispositivo portátil o wearable y luego desarrollar una aplicación, el camino aquí es a la inversa. Se ha desarrollado la aplicación y luego se ha adaptado para todos los dispositivos que existan y que cumplan con un mínimo de calidad.

Así, en esta primera fase han sido testados tres dispositivos. Un tensiómetro para los pacientes con hipertensión, un pulsioxímetro para los de EPOC y una pulsera de actividad para los pacientes con obesidad. “Pero no son los únicos y ya estamos trabajando para incorporar otros wearables como puede ser una báscula, plantillas inteligentes o espirómetros. La idea siempre es ofrecer el máximo número de datos para que luego los médicos puedan extraer sus conclusiones” remarcó de Merlo.

Importancia relación médico-paciente

Porque al final, el médico y el paciente vuelven a colocarse en el centro y ellos han de ser las piezas claves del sistema y así lo entienden desde Sanitas. “La transformación digital va de personas, no de sustituirlas. La idea es que luego en la visita al médico, este pueda centrar su atención en temas más prioritarios porque los datos de la tensión ya los tenga recogidos, sin tener que perder el tiempo en esto. Es volver al modelo en el que el paciente va a que se le escuche” recalcó Toni Giró.

Este programa piloto está ahora en fase de implantación y ya cuenta con 158 pacientes, en 7 centros diferentes y con 62 doctores. Ahora se están recopilando los datos sobre los que luego en un futuro esperan poder validar conclusiones que demuestren la utilidad de este nuevo abordaje de la enfermedad digital.

ANIS, apoyando las iniciativas de los profesionales

El gran atractivo que supone la transformación digital hace que iniciativas como la de Sanitas abunden, aunque no todas cuenten con el respaldo de un equipo profesional que les de validez. Desde la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) siempre se ha resaltado la importancia de que sean los profesionales los que ocupen un espacio preponderante en este nuevo marco y que de esta forma se evite que iniciativas poco seguras o fiables puedan acaparar la atención de los pacientes.

Así, Margarida Mas, directora de Galènia, estuvo presente en la presentación del programa “Salud conectada”, como delegada de Cataluña de ANIS, para conducir el coloquio con los medios de comunicación, posterior a la presentación. “Desde nuestra asociación consideramos que el rigor en un tema tan importante como es el de la salud es algo innegociable. Las informaciones erróneas pueden suponer graves perjuicios y riesgos. El empoderamiento del paciente necesita que se le ofrezcan herramientas útiles y válidas, y en este sentido el programa de Salud conectada, con los profesionales que hay tras él, supone un importante paso adelante”.

Share Button