Go to Top

El Mapa de Tendencias muestra el papel de liderazgo del Sistema de Salud Catalán en temas de innovación

La transformación digital es un hecho. Cada vez las nuevas tecnologías ocupan un papel más preponderante en múltiples ámbitos de nuestro día a día, entre los que evidentemente se encuentran los sistemas sanitarios. Sin embargo, la velocidad a la que se producen estos cambios no hace sencillo establecer una estrategia consensuada. Para entender mejor cómo se está produciendo la implantación y el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), desde hace 12 años el Departament de Salut de la Generalitat le encarga a la Fundació TIC Salut Social la elaboración de un Mapa de Tendencias que acaba de ser presentado.

Se trata de un estudio que recoge datos de más de 100 hospitales y centros de salud del Sistema Público de Salud Catalán (SISCAT). A través de encuestas que cumplimentan todos ellos se obtienen los datos que sirven para interpretar las principales tendencias que están cambiando los modelos tradicionales de la sanidad, tanto desde un enfoque tecnológico como desde la perspectiva de los cambios organizativos e individuales que tienen lugar a través de las TIC en el ámbito de la salud.

“Hemos de ser conscientes de que la brecha digital nunca lograremos superarla, nunca se acaba porque surgen nuevas tecnologías constantemente. Pero esto ha de servirnos como acicate para seguir avanzando y aprovechar como una oportunidad las nuevas tecnologías teniendo en cuenta dos cosas: que es necesario que nos coordinemos y que es necesario pensar los proyectos en clave sistémica”, apuntó en la presentación la Consellera de Salud, Alba Vergés.

Josuè Sallent, director de TIC Salut Social, explicó que “esto no es solo una recogida de datos. Queremos hacer una reflexión sobre hacia dónde tiene que ir nuestro sistema. Que esto sirva como un punto de reflexión continua a lo largo de todo el año”. Además Sallent incidió en cómo las nuevas tecnologías están sirviendo para mejorar el diagnóstico de los pacientes, “pero todavía queda mucho camino por recorrer y hemos de apuntar lejos, no olvidando nunca que el paciente debe ser el centro de todo el sistema de salud.

En la presentación del Mapa de Tendencias también participó Pol Pérez, coordinador general de las TIC, quien incidió en la importancia del trabajo conjunto de todos los actores para la correcta implantación y el aprovechamiento de las oportunidades que estas nuevas tecnologías ofrecen. “Aunque por separado hay algunos que pueden ir más rápido, y eso es una tentación, tenemos que trabajar en bloque. Pero eso no quiere decir que haya que limitar la innovación local, siendo conscientes siempre de que lo que implanto en mi centro quizás pueda ser también beneficioso en el de al lado”.

En esta duodécima edición se ha organizado el Mapa de Tendencias de acuerdo a tres grandes áreas: en primer lugar, la de Sistemas de información, donde se analizan conceptos como la interoperabilidad, el intercambio electrónico de datos, la imagen médica digital o la ciberseguridad; una segunda área sería la de Atención a la ciudadanía, donde se ve la implantación de proyectos como Mi Salud o la participación del ciudadano y su relación con las TIC; por último, un área dedicada a Innovación, con apartados sobre Realidad Virtual, Robótica e Inteligencia Artificial.

“El objetivo de todo esto no es otro que el de mejorar la calidad de vida de los pacientes. Y ahora nos enfrentamos a dos grandes retos. El primero es cómo incorporar todas las nuevas tecnologías al sistema y para eso es necesario analizar el modelo de desarrollo e impacto económico. El otro reto es el de la formación de los profesionales, y no solo que sepan como funcionan estas nuevas tecnologías sino también que sepan relacionarlas con los pacientes”, señaló Laura Pelay, secretaria general de Salud.

La innovación gana peso en el sistema sanitario

Una de las primeras conclusiones que se puede extraer de este Mapa de Tendencias 2019 es cómo la innovación cada vez tiene un peso más importante en el sistema sanitario catalán. En cuanto a algunos apartados relacionados en esta gran área está previsto que en los próximos años tengan un crecimiento exponencial. Es el caso por ejemplo de la Realidad Virtual (sistema que representa entornos reales mediante la tecnología informática), la Realidad Aumentada (visión directa o indirecta de un entorno físico del mundo real) y la Realidad Mixta (combinación de las dos anteriores).

Todas ellas cada vez están más presentes en los diferentes centros del SISCAT y se espera que su crecimiento continúe. Tanto es así que, según el Mapa de Tendencias, si las cosas no cambian, de aquí al 2020 el uso de estas tecnologías habrá aumentado en torno al 198%. Y es que los resultados obtenidos muestran una clara tendencia a impulsar el uso de estas tecnologías y se espera que puedan revolucionar el ámbito de la salud y que ayuden a mejorar la calidad asistencial al paciente.

Según el Mapa de Tendencias, un 25% de los centros del SISCAT tienen intención de impulsar proyectos relacionados con la Realidad Virtual, un 14,2% en Realidad Aumentada y un 8,9% de Realidad Mixta. Las áreas actuales en las que se está implementando esta tecnología van desde el tratamiento y la mejora de las fobias hasta el aprendizaje, la neurorehabilitación virtual, la distracción pediátrica o la gestión del dolor.

Otro ámbito de gran desarrollo está siendo el de la telemedicina, una herramienta que cada vez se emplea con una mayor frecuencia y a través de la cual se pretende fomentar una comunicación interactiva y en tiempo real entre pacientes y profesionales de la salud. Hasta un 75% de los centros ya están empleándola como una práctica habitual y el 67% declara haber tenido un descenso de la atención presencial desde que la usan como herramienta asistencial.

También la robótica ha tenido un crecimiento notable en los últimos años, pero el Mapa de Tendencias señala que este es todavía insuficiente ya que solo ha tenido una implantación en el 20% de los centros encuestados. A pesar de este bajo porcentaje, se ha introducido un número relevante de esta tecnología aplicada a la salud, centrándose sobre todo en el ámbito quirúrgico pero también con presencia en otras áreas asistenciales, como el almacenamiento y la distribución de medicamentos, prótesis robóticas, exoesqueletos y robótica terapéutica.

La relación con los pacientes

El uso de las TIC también está cambiando la forma de relacionarse con los pacientes. Así, el 80% de los encuestados ha manifestado que se ha reducido el uso del papel. De todos ellos, entre el 50 y el 70% señalan que esto se trata fundamentalmente en gestiones administrativas, como consultas asistenciales por teléfono o recordatorios de citas a través de mensajería móvil. Según las conclusiones del Mapa de Tendencias, el 21% de los centros comentaba que han desarrollado programas de incentivación del uso de estas herramientas tanto entre los propios profesionales como entre los ciudadanos.

Relacionado también con las ventajas que ofrece Internet está el uso cada vez más extendido de la Computación a la Nube o Cloud Computing, una forma de ofrecer servicios de computación a través de Internet sin necesidad de tener instalados los programas en los ordenadores, con el ahorro de espacio que esto supone. Esto permite también a los usuarios acceder a todo un catálogo de servicios de una forma mucho más flexible y adaptativa.

Evidentemente todo esto requiere poner un especial cuidado a la protección de los datos. La creciente exposición a ciberataques por la presencia digital y la eclosión de tecnologías como el Internet de las Cosas hace que sea preciso tomar medidas. Así, un 86% de las entidades proveedoras afirman que se encuentran protegidas frente a estos posibles ataques cibernéticos.

La gestión de los datos, sobre todo a partir de la reciente entrada en vigor el pasado 25 mayo del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), ha requerido también un importante esfuerzo por parte de las entidades y organizaciones del sector sanitario. De esta forma, hasta un 95% de las entidades afirma haber realizado la auditoria bienal obligatoria. También el 95% ha comentado que guarda las copias de seguridad fuera de los centros de procesamiento de datos y un 74% dispone de un plan de contingencia de negocio ante una caída grave del sistema.

Share Button