Go to Top

Corta el ciclo de “propagación” de las fake news

Según recientes informaciones de la revista Nature en relación con la desinformación en tiempos de COVID-19, la propagación de las fake news puede ser comparada con la propagación misma de la enfermedad. Una mayor concienciación sobre la responsabilidad de consumir noticias de fuentes fiables puede contribuir a una disminución en su propagación.

Nature, además, apunta un dato: si hubiese un balance 60-40, en el que un 60% de las personas compartiese información fiable mientras que un 40% no lo hiciese, esto podría ayudar a detener la propagación.

Las razones por las que la personas comparten información no contrastada, falsa o alarmista pueden obedecer a múltiples factores. Según explica Julen Orbegozo Terradillos, profesor de Comunicación Pública de la Universidad Del País Vasco, en un reciente artículo para el portal The conversation algunas de estas razones pueden ser:

  • Una falsa sensación de poder e influencia.
  • Liderazgo y autoestima. Se quiere ser los primeros en compartirla.
  • Creencias confirmadas. Reafirma creencias previas de la persona que comparte.
  • Identidad en el grupo. Pertenencia al grupo y ejercicio de un papel en él mismo.

Sin embargo, las consecuencias de compartir información falsa o no contrastada son reales y, en tiempos de crisis sanitaria, potencialmente peligrosas para la salud de las personas que consumen y se creen este tipo de informaciones.

Proliferación de la desinformación

En el estudio llevado a cabo en 2019 por el Instituto Salud sin Bulos, se reveló que, durante ese año, dos de cada tres médicos habían atendido a pacientes preocupados por algún bulo.

El estudio determina que “los canales de comunicación inmediatos y de cercanía, como Internet, las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp, así como el círculo cercano, son los principales canales a través de los cuales estos bulos llegan a los pacientes”.

Según datos del Instituto, tan solo el pasado marzo “más de 100.000 tuits con 35M de impresiones han estado relacionados con el coronavirus y teorías conspiranoicas”, mientras que en abril, en tan solo una semana, las teorías de la conspiración habían sido tema de conversación en 40.900 tuits y más de 5M de impresiones.

Controlando la propagación 

A finales del mes de mayo, la Organización de Naciones Unidas (ONU) lanzó una iniciativa llamada Verified para combatir lo que este organismo ha denominado “desinfodemia”. Verified pretende proveer de contenidos que llamen la atención sobre: la necesidad de difundir información fiable que pueda salvar vidas; consejos basados en evidencias, así como historias que enfaticen los aspectos positivos de la humanidad.

A través de la plataforma los usuarios registrados pueden enviar información para corroborar su autenticidad y fiabilidad y compartir el contenido fiable entre sus amigos, familia y redes sociales.

Un mayor control sobre la información que se comparte es otra de las preocupaciones de la EUROPOL, que llega a incluir en su página web una serie de consejos para concienciar sobre la utilización de las fake news, una guía sobre cómo reconocerlas y evitarlas.

Nuestro decálogo para evitar las fake news

Hemos resumido en un decálogo los consejos que diferentes entidades han divulgado para evitar convertirnos en parte de la amenaza de la desinformación.

  1. Sé consciente de la información que compartes, consulta las fuentes y mira la procedencia.
  2. Si has compartido involuntariamente una información falsa por redes sociales, envía un mensaje rectificatorio o, si lo ha hecho otra persona, ponte en contacto con ella para hacérselo saber.
  3. Duda de aquellas informaciones acompañadas de imágenes de impacto y haz una búsqueda para cerciorarte de que esa imagen realmente corresponde al hecho que se está notificando.
  4. Consulta principalmente páginas web de organismos oficiales tales como la Organización Mundial de la Salud, el Ministerio de Sanidad, la Unión Europea, o los departamentos de salud de las distintas comunidades.
  5. Si dudas de una información, no la compartas. Aunque parece lógico el no hacerlo, muchas veces las personas se ven motivadas por el like inmediato o la necesidad de compartir una información llamativa.
  6. Cuando un audio empiece con frases como “te voy a contar aquello que no te han contado y nadie quiere que oigas” o cuando se usen muchos datos incluso de manera apabullante, corta el ciclo de propagación.
  7. Cuando se abuse de oxímorons, exageraciones o lenguaje demasiado emocional, corta el ciclo de propagación.
  8. Cuando se dé paso a teorías conspiranoicas o se describan hechos notablemente anormales, corta el ciclo de propagación.
  9. Utiliza portales de verificación de noticias y apoya al periodismo profesional o de confianza.
  10. Contribuye a divulgar información oficial, de confianza o contenido que sea divulgativo y educativo.

* Decálogo creado con recomendaciones de la OMS, EUROPOL, Julen Orbegozo Terradillos y elaboración propia Galènia.

Share Button