Go to Top

Cómo usar la telemedicina en el futuro: mejor regulación y organización

La telemedicina es una de las tendencias que hemos abordado en varias ocasiones tanto con nuestra predicción sobre su creciente importancia (Lo que nos espera: las 5 tendencias en salud para 2020), así como nuestro análisis sobre su protagonismo durante el desarrollo de la pandemia (El momento decisivo de la telemedicina).

La reciente presentación del Estudio sobre la consulta de salud virtual y sus beneficios para el sistema sanitario, elaborado por el Institute for Healthcare Management de Esade y Barcelona Health Hub, no hace más que confirmar que está contribuyendo a cambiar el escenario de las consultas médicas y que, por lo tanto,  será necesaria la implicación de diversos sectores que garanticen su eficiencia y seguridad.

Entre los datos más llamativos, el estudio expone cómo durante la crisis sanitaria vivida debido a la COVID-19 “más del 85% de las consultas externas hospitalarias de abril se realizaron vía telefónica o no presenciales en Cataluña y se calcula que la pandemia ha multiplicado por cinco las visitas telemáticas en los centros de atención primaria”.

Las nuevas tecnologías han sido decisivas durante la gestión de esta crisis en aspectos como el screening de casos sospechosos de COVID-19, el seguimiento de pacientes con COVID-19 en el domicilio, el seguimiento sanitario de pacientes con tratamientos de larga duración que estaban siendo monitorizados en consultas presenciales antes de la crisis sanitaria, así como en consultas de salud de pacientes no COVID-19, para casos de urgencias o programados.

Un estudio que viene a reforzar la tendencia

Para llevar a cabo el informe se realizaron 11 entrevistas a miembros del Advisory Board del proyecto, así como a representantes de pacientes en cuestiones tales como las condiciones necesarias para el desarrollo de la consulta de salud virtual, las barreras actuales, una comparativa con otros países y los cambios normativos que consideraban necesarios.

Se clasificaron las áreas de aplicación de su utilización en: Prevención, Atención Primaria y Comunitaria, Urgencias y Consultas, además de Diagnóstico, Tratamiento Hospitalario, Tratamiento-seguimiento Domiciliario y Atención Sociosanitaria.

Durante la presentación del estudio, realizada vía videoconferencia, Joan Barrubés, director asociado del Executive Master en Dirección de Organizaciones Sanitarias de Esade, socio de Antares Consulting y coautor del informe, recalcó las recomendaciones sugeridas, que han sido divididas en dos ejes: regulatorio y organizativo.

A continuación, las recomendaciones tal y como se recogen en el informe:

Eje regulatorio

  • Ampliación del alcance de aplicación de la consulta no presencial, conforme a las bases de evidencia ya disponibles.
  • Autentificación del profesional sanitario y del paciente con un sistema robusto, fácil y accesible para todos los actores.
  • Encriptación punto a punto de la información.
  • Registro del informe del acto virtual en la historia clínica y acceso por parte del profesional sanitario al historial del paciente.

Eje organizativo

  • Introducir la consulta médica virtual en la organización y gestión del tiempo de los equipos asistenciales.
  • Adaptar los sistemas de información asistenciales para el registro de los actos médicos no presenciales.
  • Promover acuerdos entre financiadores y proveedores asistenciales para financiar de forma adecuada dicha actividad.
  • Formar a los profesionales en el uso de la consulta virtual de salud.

En este sentido, Barrubés señaló la necesidad de “un esfuerzo coordinado y alineado de todos los sectores interesados” y entre ellos mencionó a los profesionales sanitarios y sus respectivos colegios, a las organizaciones sanitarias, los proveedores tecnológicos, las autoridades sanitarias y a los pagadores, tanto públicos como aseguradoras.

Cristian Pascual, presidente de Barcelona Health Hub, urgió, por su parte, con contar con una regulación inmediata ya que, tal y como señaló, en el sector de la telemedicina “se compite en un ámbito global”.

Oscar Garcia-Esquirol, director médico de Barcelona Health Hub, puntualizó sus beneficios y mencionó entre ellos, por ejemplo, la facilidad con la que se puede compatibilizar la decisión del profesional sanitario y la del paciente de hacer su propio seguimiento; su fácil adaptación a ámbitos rurales o de difícil acceso, y, además, pronosticó cómo en un futuro inmediato el paciente podría eventualmente preevaluarse sobre sus síntomas.

Manel Peiró, director del Institute for Healthcare Management de Esade y coautor del informe, especificó las necesidades inmediatas para que la aplicación de la telemedicina se consolide y mencionó entre ellas la ampliación de la consulta de orientación diagnóstica, la prescripción electrónica y la solicitud de pruebas diagnósticas, así como una financiación adecuada.

Uno de los aspectos destacados por Peiró fue la urgencia de un marco jurídico que regule, entre otros, la confidencialidad de los datos de los pacientes y que cumpla con los requerimientos del Reglamento de Protección de Datos.

En la presentación del estudio realizada vía videoconferencia además participaron Oriol Alcoba, director general de Esade Creapolis y Luis Badrinas, CEO de Barcelona Health Hub y Community of Insurance.

Acceso al informe completo en:  https://barcelonahealthhub.com/telemedicine/

Ver la presentación del informe

 

 

Share Button