Go to Top

ESMO 2020: la ciencia no se detiene

Como ya sucedió con la edición del congreso de la Sociedad Americana de Oncología, el congreso anual de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO por sus siglas en inglés), llevado a cabo del 19 al 21 de septiembre, adoptó este año un formato virtual debido a la situación derivada de la pandemia de la COVID-19.

Sin embargo, esta circunstancia no tuvo ningún efecto sobre la asistencia o la programación, que, al igual que en años anteriores, contó con una amplia participación de investigadores del VHIO tomando parte, incluso, en alguna de las plenarias del congreso.

En el marco de la celebración del 24 de septiembre, Día Mundial de la Investigación en Cáncer, ofrecemos un resumen de las intervenciones de investigadores del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO)  en las que se evidencia que el avance en oncología es imparable.

Tal y como afirmó el Dr. Josep Tabernero, director del VHIO, que fue presidente de la ESMO durante la edición del congreso del año pasado, “la investigación en cáncer no se puede detener. Es importante por eso que se celebren, aunque sean de forma virtual, congresos tan importantes como los de la ESMO y la ASCO, ya que de esta forma los investigadores podemos seguir avanzando y mejorando los resultados de los pacientes de cáncer de todo el mundo”.

Nuevo tratamiento  de primera línea para el cáncer renal de células claras metastásico: La Dra. Cristina Suárez, investigadora del Grupo de Tumores Genitourinarios, del Sistema Nervioso Central (SNC) y Sarcoma del VHIO, intervino en la sesión plenaria del 19 de septiembre exponiendo los resultados del CheckMate 9ER, un ensayo clínico en fase III que ha evaluado un nuevo tratamiento en primera línea para el cáncer renal de células claras, el más común de los cánceres renales. La nueva terapia incluye la combinación de nivolumab, un anticuerpo anti-PD1, con cabozantinib, un inhibidor de tirosinas quinasas.

El estudio, en el que participaron un total de 651 pacientes con cáncer renal de células claras en estadio avanzado o metastásico que no habían recibido ningún tratamiento sistémico previo, comparó la eficacia de la combinación de nivolumab y cabozantinib frente a sunitinib, la terapia estándar de primera línea en el momento de comenzar este estudio.

El objetivo principal fue comparar la variación en el tiempo libre de progresión de la enfermedad, que pasó de 8,3 meses en el tratamiento estándar a 16,6 meses en el brazo del estudio que empleaba nivolumab más cabozantinib, lo que supone una reducción en el riesgo de progresión del 50%.

También se observó un beneficio en los objetivos secundarios: disminución en el riesgo de muerte del 40%, y una mejora en la tasa de respuesta confirmada al tratamiento, que pasó del 27,1% en el grupo de tratamiento estándar al 55,7% en el brazo del estudio que empleaba la combinación de fármacos.

Novedades también en cáncer de próstata metastásico avanzado: El domingo 20 de septiembre el Dr. Joaquín Mateo, investigador principal del Grupo de Investigación Traslacional en Cáncer de Próstata, presentó, también en sesión plenaria, los resultados del ensayo clínico en fase III, PROfound. En este ensayo se observó el uso en pacientes con cáncer de próstata metastásico avanzado de olaparib, un fármaco empleado habitualmente en el tratamiento del cáncer de mama, de ovario o de trompas de Falopio.  El cáncer de próstata metastásico avanzado no dispone, en la actualidad, de tratamiento efectivo, y de esta forma fue posible el comparar los resultados de su uso con respecto al tratamiento estándar.

Los resultados del PROfound, que ha contado con el respaldo de Astra Zeneca y MSD, suponen el registro a nivel europeo del primer fármaco basado en perfiles genómicos para el tratamiento de los pacientes con cáncer de próstata metastásico avanzado que han progresado a tratamiento hormonal. Como consecuencia de este ensayo clínico, las guías clínicas internacionales, como la de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), las guías del National Comprehensive Cancer Network (NCCN) y de la Asociación de Urología Americana, entre otras, recomiendan la realización de test genómicos en pacientes con cáncer de próstata avanzado para detectar qué pacientes se podrían beneficiar de este tratamiento.

Se abre la puerta a cambios en los tratamientos estándar del cáncer de mama triple negativo y en fases precoces de la enfermedad: Se presentaron, además, diferentes estudios en cáncer de mama con resultados destacados. Es el caso de los estudios Monarch-E, PALLAS y ASCENT.

El estudio Monarch-E ha demostrado la eficacia de abemaciclib, un inhibidor de ciclinas, combinado con la terapia hormonal estándar en pacientes con cáncer de mama endocrino sensible con alto riesgo de recaída. Abemaciclib es el primer inhibidor de CDK4 & 6 que demuestra una mejora estadísticamente significativa en la supervivencia libre de la enfermedad en pacientes con HR+, HER2- y alto riesgo de cáncer de mama precoz.

“Abemaciclib es el primer inhibidor de CDK4 & 6 que demuestra una mejora estadísticamente significativa en la supervivencia libre de enfermedad en pacientes con HR+, HER2- y cáncer de mama precoz de alto riesgo. Estos resultados podrían suponer un cambio importante en la práctica clínica”, explica el Dr. Javier Cortés, investigador traslacional del VHIO y uno de los autores que han participado en este estudio.

En contraste, no han sido tan positivos los resultados del estudio PALLAS, en el que la Dra. Meritxell Bellet, del Grupo de Cáncer de Mama del VHIO, fue responsable del reclutamiento de las pacientes del Hospital Universitario Vall d’Hebron y cuya coordinación a nivel estatal se hizo a través del grupo SOLTI, grupo académico de investigación de referencia en oncología.

El estudio PALLAS, en el que se incluyeron pacientes con menos riesgo de recaída, no  ha conseguido demostrar un beneficio al añadir esta terapia durante dos años en combinación con el tratamiento hormonal habitual frente al tratamiento hormonal solo. Los datos de supervivencia libre de enfermedad son casi superponibles en ambos grupos de tratamiento (88,2%  vs. 88,5% a los 2 años de seguimiento). En el análisis por subgrupos, y en base a criterios clínicos, no se identificó ninguna población que pudiera beneficiarse específicamente de este tratamiento. “Queda por ver si los estudios biológicos que se realizarán tanto en muestras tumorales como en sangre son capaces de identificar algún subgrupo de pacientes para quienes la adición de palbociclib pueda suponer un beneficio pronóstico”, añade la Dra. Meritxell Bellet.

Finalmente, fueron presentados también los resultados del ensayo de fase III ASCENT, que evaluó la eficacia de un nuevo fármaco conjugado, sacituzumab govitecan, frente a los tratamientos estándar para pacientes con tumores de mama triple negativo metastásico. En el ASCENT participaron 529 pacientes y se demostró un aumento de la supervivencia libre de progresión de 1,7 meses a 5,5 meses, y de la supervivencia global de 6,7 meses a 12,1 meses en las pacientes tratadas con sacituzumab govitecan.

“Este fármaco, que podría llevar a un cambio en el tratamiento estándar de estas pacientes, se está evaluando también en estados más precoces de la enfermedad, incluyéndolo como terapia neoadyuvante o adyuvante, en combinación con otras terapias dirigidas y en pacientes con cáncer de mama RH+”, comenta la Dra. Oliveira, del Grupo de Cáncer de Mama del VHIO y una de las autoras del ensayo.

La inmunoterapia se consolida como una alternativa de tratamiento del cáncer: Los resultados del estudio KEYNOTE-177 por su parte han demostrado como el tratamiento con pembrolizumab permite una mejor calidad de vida en los pacientes de cáncer colorrectal con inestabilidad de microsatélites, además de mejorar su supervivencia. En él ha participado la Dra. Elena Élez, investigadora del Grupo de Tumores Gastrointestinales y Endocrinos del VHIO.

Así, según los resultados que se han podido observar en este ensayo clínico, los pacientes que recibían pembrolizumab tenían un menor deterioro físico funcional y una menor fatiga que aquellos a los que se les administraba quimioterapia.

Otro de los estudios que emplean inmunoterapia ha sido el  DUNE,  cuya presentación estuvo a cargo del Dr. Jaume Capdevila, investigador del Grupo de Tumores Gastrointestinales y Endocrinos del VHIO y presidente del Grupo Español de Tumores Neuroendocrinos y Endocrinos, y líder del ensayo. El DUNE evaluó la combinación de dos fármacos de inmunoterapia, durvalumab y tremelimumab, en diferentes cohortes de pacientes con neoplasias neuroendocrinas. Se buscó, por lo tanto, evaluar la eficacia de una terapia combinada de dos fármacos de inmunoterapia en pacientes con neoplasias neuroendocrinas avanzadas de diversos orígenes. “Establecimos cuatro cohortes diferentes según el origen de estas neoplasias. Así teníamos las que tenían el origen en el pulmón, las de origen gastrointestinal, las de origen pancreático y los tumores neuroendocrinos de grado III, de alta agresividad”, explica el Dr. Capdevila.

Además, la inmunoterapia abre la puerta a nuevas opciones de tratamiento con resultados preliminares esperanzadores para pacientes con cáncer de endometrio y de cérvix avanzado o recurrente.

Es el caso del estudio Garnet, cuya primera autora es la Dra. Ana Oaknin, jefa del Grupo de Neoplasias Ginecológicas del VHIO y jefa del Programa de Tumores Ginecológicos del Hospital Universitario Vall d’Hebron. Se trata de un estudio de fase I, en el que se ha administrado dostarlimab (TSR-042), un anticuerpo monoclonal anti-PD-1, a pacientes con cáncer de endometrio avanzado o recurrente cuya enfermedad había progresado después de recibir una primera línea de tratamiento con quimioterapia.

También en el marco de ESMO 2020, la Dra. Oaknin ha participado como coautora en el artículo donde se presentan resultados preliminares de dos estudios independientes de fase II. En ellos se ha comparado el tratamiento con balstilimab, otro anticuerpo monoclonal anti-PD-1, como monoterapia o en combinación con zalifrelimab, un inhibidor de CTLA-4, en pacientes con cáncer de cérvix metastásico o recurrente.

La inmunoterapia prueba también su eficacia en tumores gastrointestinales: Otra representación destacada del VHIO ha sido la Dra. Elena Élez, del Grupo de Tumores Gastrointestinales y Endocrinos, quien formó parte  de un estudio que evaluaba la calidad de vida relativa de los pacientes tratados con el fármaco de inmunoterapia pembrolizumab frente a la quimioterapia. En concreto se estudió la respuesta de esta inmunoterapia como primera línea de tratamiento en pacientes de cáncer colorrectal metastásico con inestabilidad de microsatélites o con otras mutaciones relacionadas con la reparación deficiente del ADN. Los resultados fueron presentados durante el primer día del congreso.

Además, otros investigadores del mismo Grupo de Tumores Gastrointestinales y Endocrinos, que dirige la Dra. Teresa Macarulla, presentaron avances relacionados con el tratamiento del cáncer de páncreas, aunque en este caso como pósteres. Así, Helena Verdaguer presentó los resultados de su investigación sobre cómo las mutaciones de genes relacionados con la reparación del ADN pueden servir como predictores de la respuesta a la quimioterapia basada en el platino para pacientes con cáncer de páncreas avanzado. Daniel Alejandro Acosta hizo lo propio con una investigación que evalúa el potencial terapéutico de las mutaciones KRAS en los pacientes de cáncer pancreático.

Pioneros en Terapia Molecular: También son de destacar los diferentes trabajos llevados a cabo a través de la Unidad de Investigación de Terapia Molecular del Cáncer (UITM) – “la Caixa” del VHIO. Así, el Dr. Alberto Hernando-Calvo presentó un trabajo en el que se evaluó la posibilidad de que los beneficios obtenidos de la aplicación de inhibidores del punto de control repercutan en la posterior eficacia de otras inmunoterapias. El Dr. Omar Saavedra ejerció como primer autor de un trabajo en el que se ha querido comprobar el beneficio de aplicar combinaciones anti-PD1/L1 en los ensayos iniciales de pacientes con tumores fríos avanzados. La Dra. Núria Mulet-Margalef ha sido autora de un estudio con el cual se buscaba determinar el valor de las nuevas técnicas de secuenciación en términos de inscripción en ensayos clínicos guiados por genómica. El último de los trabajos de la UITM presentado en esta edición de la ESMO fue  el de la Dra. Nadia Saoudi, que ha analizado la experiencia de una década en el tratamiento de tumores primarios del sistema nervioso central.

Todos estos pósteres, tanto los de cáncer de páncreas como los de la UITM, estuvieron en abierto durante la realización del congreso.

En el contexto del congreso también se llevó a cabo la presentación de los resultados de un estudio de fase I en el que participó la Dra. Irene Braña, del Grupo de Desarrollo Clínico Precoz de Fármacos. En este caso se evaluó el fármaco CC-90010 en pacientes con tumores sólidos avanzados y linfoma no Hodgkin en recaída o refractario.

Sin duda, una amplia representación de investigadores del VHIO que confirma que la lucha por la enfermedad no debe detenerse nunca y que está a nuestro alcance, como comunicadores científicos, dar  a conocer y divulgar estos avances.

Share Button