Go to Top

Hacia un mayor control y una mayor supervivencia en cáncer de mama

Sin duda, una de las áreas terapéuticas que más avances han experimentado a lo largo de los años ha sido la oncología y, en concreto, el cáncer de mama.

Cuando se habla de lo más reciente, más innovador y más trascendente en esta área, debemos remitirnos al Congreso Europeo de Oncología que se celebró virtualmente del 16 al 21 de septiembre, en el que se presentaron avances significativos en el tratamiento de la enfermedad. Esto, unido a las mejoras en el diagnóstico, representa verdaderas buenas noticias para las pacientes y supervivientes de cáncer de mama.

Dos ensayos que han venido a revolucionar el paradigma

Tanto el estudio MONALEESA-2 como el KEYNOTE-355, ambos de fase III, han determinado que las mujeres con cáncer de mama metastásico sobrevivían más tiempo cuando se les administraba una terapia combinada que incluía la atención estándar y un fármaco adicional.

En concreto, en el MONALEESA-2 se observó que añadir ribocliclib, un fármaco de la categoría conocida como inhibidor de CDK4/6, al tratamiento hormonal prolongaba la supervivencia de las mujeres con cáncer de mama avanzado con receptores hormonales positivos (HR-positivos) y HER2-negativo.

Los investigadores asignaron aleatoriamente a 668 mujeres el recibir letrozole más ribocliclib o un placebo. Este ensayo se realizó en 29 países de América, Europa y Asia, y los resultados iniciales fueron publicados en The New England Journal of Medicine en noviembre de 2016, demostrando que entre las mujeres que recibieron ribocliclib el cáncer no progresó durante una media de 25,3 meses. En cuanto a las mujeres del grupo que solo recibió letrozole, experimentaron una progresión de la enfermedad en una mediana de 16 meses. Además, los datos de seguimiento mostraron que las mujeres que recibieron ribocliclib sobrevivieron una mediana de 63,9 meses, en comparación con los 51,4 meses de letrozole solo.

MONALEESA-2 es el primer estudio que informa de un beneficio de supervivencia global estadísticamente significativo y clínicamente relevante para estas pacientes.

El otro estudio relevante presentado en ESMO y determinante para el tratamiento de las pacientes con cáncer de mama ha sido el KEYNOTE-355. En este estudio se comparó pembrolizumab más quimioterapia estándar con la quimioterapia sola en pacientes con CMT metastásico PD-L1-positivo cuyos tumores también eran positivos para PD-L1, un biomarcador que sugiere que el tumor responderá a los inhibidores de puntos de control. El estudio demostró una superviviencia de siete meses más en el grupo que recibió pembrolizumab.

Estos resultados corroboran la importancia del desarrollo de este ensayo para la aprobación del fármaco. En noviembre de 2020, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) concedió la aprobación acelerada a pembrolizumab en combinación con quimioterapia para el tratamiento de pacientes con CMNT localmente recurrente o metastásico y cuyos tumores expresan altos niveles de PD-L1. La publicación de los resultados de KEYNOTE-355 durante el congreso no hace más que reafirmar su utilización en la práctica clínica.

La exitosa investigación española en cáncer de mama

Dentro del contexto de investigación en cáncer de mama, es destacable la participación de científicos españoles a través de centros que, como VHIO, desarrollan ensayos punteros, tal como se demostró durante esta pasada edición de ESMO.

Entre estas investigaciones cabe destacar diversos estudios que también ayudarán a modificar la práctica clínica, tales como el DESTINY-Breast 03, el TULIP o el POSEIDON.

El ensayo de fase III DESTINY-Breast 03 evaluó la eficacia del nuevo medicamento trastuzumab deruxtecan en pacientes con cáncer de mama HER2 + con metástasis y que ya habían recibido tratamientos con anterioridad. Según lo que se ha demostrado en el estudio, el fármaco actúa como una especie de caballo de Troya, ya que el anticuerpo se une con las células tumorales e introduce a través suyo la quimioterapia, afectando de manera muy reducida a los tejidos sanos. En el DESTINY-Breast 03 participaron 524 pacientes, distribuidas de forma aleatoria en dos grupos.

Los datos evidenciaron la superioridad del trastuzumab deruxtecan sobre el tratamiento estándar actual. La supervivencia libre de progresión, en el grupo que recibió el tratamiento estándar, fue de 6,8 meses, mientras que las pacientes a las que se les administró trastuzumab deruxtecan todavía no han experimentado progresión y más del 50% han superado los dos años sin progresión.

Por otra parte, se presentó el estudio TULIP, mediante el cual se comparó un ADC, en este caso el [Vic-] Trastuzumab duocarmacina, con el tratamiento elegido y cuyas pacientes ya habían recibido otros tratamientos con anterioridad. Se observó una supervivencia libre de progresión de 7 meses, frente a los 4,9 logrados por el tratamiento sugerido por el médico.

Y, finalmente, se presentó el POSEIDON, realizado en pacientes con cáncer de mama del subgrupo receptor hormonal + y HER2 negativo, a las que se administró una combinación de tratamiento hormonal y un inhibidor de PI3K: tamoxifeno más taselib. Se observó cómo la supervivencia libre de progresión aumentaba de 3,2 meses a 4,8.

Es, sin duda, un trabajo incansable de investigación el que se hayan logrado todos estos avances, y, lo más importante aún, que puedan llegar rápidamente a las pacientes. Un esfuerzo de la comunidad científica y de las nuevas generaciones de científicos, así como de todos aquellos que han dejado su legado en la investigación en cáncer de mama.

Share Button